No escondas la cara

Home » Consejos » tips » No escondas la cara

Hiperpigmentaciones faciales.

Muchas mujeres durante algún periodo de su vida han sufrido de manchas café en las áreas faciales de exposición solar como mejillas, frente, dorso nasal, labio superior y mentón. Estas manchas se convierten en un verdadero dolor de cabeza, ya que afecta estética y emocionalmente a quienes las padecen. Esto es lo que técnicamente se llama melasma y popularmente es llamado «paños».

Son múltiples las causas de estas hiperpigmentaciones; existen algunos factores tanto internos como externos que pueden contribuir a su aparición: genéticos, exposición al sol o a cámaras de bronceado, embarazo, anticonceptivos orales, cosméticos, enfermedades de la tiroides y algunos medicamentos como los anticonvulsivantes.

Se debe entender que el melasma es una enfermedad crónica de la piel, más que un problema solamente cosmético, por lo que debe ser manejado por un especialista, quien le realizará una evaluación detallada de su piel y, una vez descartadas otras enfermedades que son similares, indicará el tratamiento más apropiado , efectivo y seguro.

El melasma puede ser clasificado en tres categorías; epidérmico (superficial), dérmico (profundo) o mixto (dermoepidérmico) y según su severidad en leve, moderado o severo. Las personas con un melasma epidérmico o mixto tienen una excelente respuesta a las terapias, mientras que aquellas con un melasma dérmico suelen tener poca respuesta.

Las manchas tienden a empeorar en verano debido a que la mayor cantidad de radiación solar va a provocar que la piel fabrique más pigmento y así las manchas se van a ver más oscuras.

Es sumamente importante que quienes tienen melasma usen pantalla solar durante todos los días del año, aun en la época de invierno, puesto que los rayos ultravioleta (del sol y las cámaras de bronceado) son el factor desencadenante mas importante. También cabe mencionar que si se conoce algún factor desencadenante adicional, debe ser evitado.

Existen diferentes terapias de manejo de la enfermedad como la tópica, y algunos procedimientos como los peelings y el láser, pero se sabe que se obtienen mejores resultados con las terapias combinadas.

En la terapia tópica se utiliza comúnmente agentes despigmentantes como la hidroquinona, compuestos a base de vitamina A (tretinoina), corticoesteroides, ácido glicólico y ácido kójico que actúan bloqueando la producción de pigmento por parte de los melanocitos. También se utilizan algunos productos antioxidantes tanto por vía oral como aplicados sobe las lesiones, que son complementarios a esta terapia.

Los procedimientos más utilizados para su manejo son, como mencionamos anteriormente, los peelings y los lásers que producen una exfoliación controlada de algunas de las capas de la piel, permitiendo que las manchas vayan desapareciendo.

El melasma debe ser atendido siempre por el médico dermatólogo, ya que estos son los profesionales capacitados para hacer el diagnóstico preciso y correcto de sus manchas, conocen el mejor tratamiento que usted requiere, hacer un seguimiento profesional de su caso y prescribirle los productos que son necesarios para controlar su problema. Evite la automedicación, pues esto le puede traer complicaciones y daños que pueden llegar a ser irreversibles.

En Derma Láser tenemos los equipos de láser ideales para el tratamiento del melasma. Visítenos y pondremos toda nuestra experiencia a su servicio.

Compartir: